viernes, 4 de noviembre de 2011


¡Detente tiempo, retrocede
para que pueda anular este hecho!
Que tuviera yo el poder onmímodo
de dioses y universo...
que tuviera yo la afilada daga
que asesina la maldad....
que en mis manos estuv¡era
el destino del humano equivocado,
que mi grito fuera
huracán arrasador de impiedades incontables...
que pudiera mi furia
arrasar la crueldad...
y consumirme, luego,
en mi fuego de dolor
Que pudiera yo hacer de mis cenizas
la cuna para tí,
para vosotros, todos,
en un mundo por fin limpio
de esta, y tanta, inhumana escoria!

...

Pero no puedo,

No hay comentarios:

Publicar un comentario